Imprimir

 

images 2

 

shutterstock 1448688230 p259768 m803643 768x334 w100

 

 aborto RB6hoHC9lPHYVHx2Qj7RtZL 1248x770RC

 

 

EUTANASIA Y MEDICINA

Medicina es la ciencia y el arte de prevenir trastornos y enfermedades, de sanar cuando y donde los haya y de acompañar y paliar el sufrimiento cuando y donde no haya posibilidad de sanar.

Eutanasia es la provocación intencionada de la muerte de una persona que padece una enfermedad avanzada o terminal a petición expresa o no de ésta.

Por definición la eutanasia no es y no puede ser un acto médico.

Eutanasia es un acto social avalado por consenso político-jurídico.

Instrumentalizar a la medicina y a los médicos, creando listas de médicos que se prestan o no a la ejecución de la eutanasia, así como financiar la eutanasia con fondos destinados al sistema sanitario, representa una violación de los derechos fundamentales de los médicos, y representa como mínimo un uso “ irregular ” de la financiación para la salud.

 

ABORTO Y MEDICINA

El aborto o interrupción voluntaria del embarazo ( IVE ) es la finalización voluntaria del embarazo mediante la eliminación o extirpación de un embrión o feto.

Toda interrupción voluntaria del embarazo por indicación no estrictamente médica, es decir por grave peligro para la vida de la madre y para el feto, no es un acto médico, sino un acto social, avalado por consenso político-jurídico.

Instrumentalizar a la medicina y a los médicos, creando listas de médicos que se prestan o no a la ejecución de la interrupción voluntaria del embarazo de indicación no estrictamente médica, así como financiar la IVE con fondos destinados al sistema sanitario, representa una violación de los derechos fundamentales de los médicos, y representa como mínimo un uso “ irregular ” de la financiación para la salud.

 

EUTANASIA Y ABORTO

Hoy en día el terminar su vida y el no dar a vida de otro ser es discutido y defendido por una parte de la sociedad como un derecho personal.

Por definición un derecho personal no puede ser un acto médico, ni puede ser una obligación médica.

En los dos casos de la legalización de la eutanasia y del IVE el promotor y responsable es la sociedad con su respectivo ministerio y no la medicina y sus profesionales. Si un médico colabora en un acto social, aportando su pericia en la medicina, es responsable del respeto de la deontología médica. En el caso de la eutanasia y del aborto puede incurrir en violar la deontología médica.

Para la práctica de la eutanasia no se necesita grandes conocimientos médicos y para la IVE de indicación social, conocimientos médicos en este preciso campo.

Más claridad y seguridad en este campo se crearía con unos servicios específicos dependientes de los servicios jurídico-sociales, fuera de la sanidad y financiados por los servicios sociales.