Los sistemas sanitarios europeos que integran los sectores público y privado están siendo más resistentes a la crisis económica

El modelo francés “es particularmente resistente, seguro y eficaz”, asegura André Bolliger, presidente dela Asociación Profesional de Médicos de Ejercicio Libre (ASPROMEL)  tras conocer de primera mano la situación actual en el Continente

Madrid, 3 de diciembre de 2012

La crisis económica que afecta en grado dispar al continente europeo está suponiendo una dura prueba para el sostenimiento de servicios como el sanitario, que consumen por encima del 10% de los presupuestos públicos. Pero también en este caso concreto está habiendo diferencias de encaje, puesto que al margen de que la depresión económica no se viva con igual intensidad en unos países que en otros, sucede que hay modelos sanitarios mejor preparados para resistir el embate de la crisis que otros.

Concretamente, y según se ha puesto de manifiesto en una reunión celebrada este fin de semana en Paris por la Agrupación Europade Médicos de Ejercicio Libre  (EANA), a la que pertenece desde 2009 la asociación española ASPROMEL (Asociación Profesional de Médicos de Ejercicio Libre), se está comprobando que los sistemas sanitarios europeos basados en la integración del sector público y privado son definitivamente más resistentes a las crisis económicas que el actual sistema sanitario español, caracterizado por un sector público fraccionado en 17 partes autonómicas y por 3 sectores paralelos no integrados de mutualidades, asistencia colectiva privada y asistencia privada.

Como ASPROMEL ha podido comprobar, visitando estructuras sanitarias esta vez en Francia y recientemente en Alemania y otras naciones europeas, entre estos sistemas integrados destaca en especial el francés,  “porque se esta mostrando particularmente resistente, seguro y eficaz en áreas de población pobre de una gran capital como es París”,  señala el presidente de ASPROMEL, André Bolliger.

Defensa de la reforma en España

Es precisamente este conocimiento de primera mano sobre cómo se están comportando los sistemas sanitarios ante la crisis actual lo que lleva a ASPROMEL a “defender  con determinación” los planes de reforma iniciados en diferentes comunidades autónomas de España que tienen como objetivo lograr integrar los recursos públicos y privados.

Como reiteró el Dr. André Bolliger, Presidente de ASPROMEL, durante la reunión de Paris: "Ni el sector público puede prescindir de consideraciones de la economía del mercado, ni el sector privado puede prescindir de su responsabilidad y compromiso social".

Extra-comunitarios, al “límite de lo legal”

Otro de los grandes temas de la reunión de Paris ha sido el de las homologaciones de títulos de médicos especialistas extra-comunitarios, principalmente los procedentes de Sudamérica, que se estarían practicando “al limite de lo legal” en España y Portugal.

Tanto el presidente de la asociación española como Michel Chassang, presidente de la Confederación de Sindicatos Médicos de Francia (CSMF), coincidieron en advertir que la falta de controles rigurosos en este caso está creando un efecto reclamo y que los perjudicados no son sólo los dos países ibéricos, sino toda la UE en virtud del derecho a la libre movilidad que tienen sus ciudadanos.

La conclusión fue clara, indica Bolliger: “Puesto que estas homologaciones vienen concedidas a efecto profesional en vez de académico, discriminan claramente a los médicos especialistas nacionales y europeos y ponen a riesgo la seguridad de la asistencia médica y la salud del paciente”.  

ASPROMEL recuerda que desde 2007 la profesión médica en España, a través de la OMC y del CESM, viene denunciando reiteradamente esta fraude de ley practicada por los últimos gobiernos de España y ha avisado  de los peligros que ahora son una realidad.

Los  profesionales  presentan  a  la  Consejería  su modelo  de  autonomía  de  gestión  en  Atención Primaria como alternativa a la externalización de centros


• Los Colegios de Médicos y Enfermería y todas las sociedades de médicos  de  Atención  Primaria  y  Pediatría  son  partidarios  de  la autonomía de gestión dentro del marco legal actual de libertad de elección

• Los CAP deberán contar con un sistema integral de gestión que permita implantar técnicas de dirección por objetivos, sistemas de control  de  gestión  orientados  a  los  resultados  y  sistemas  de estándares de servicios.


• El modelo organizativo se desarrollará en el marco de los actuales EAP,  no  participarán  empresas  externas  ni  se  incluirán  formas mercantiles,  y  se  mantendrá  la  estructura,  régimen y  modelo actual de los EAP y unidades de apoyo

Madrid,  7  de  diciembre  de  2012.-  Organizaciones  profesionales  que representan  a  la  Atención  Primaria  de  Madrid  en  bloque  han  remitido  al consejero  de  Sanidad,  Javier  Fernández-Lasquetty,  y  al  director  general  de Atención Primaria, Antonio Alemany, su modelo de autonomía de gestión para el primer nivel asistencial como alternativa a la propuesta de sacar a concurso la gestión de 27 centros de salud, incluida en el “Plan de garantías para la sostenibilidad del sistema sanitario público”.

El  modelo  está  consensuado  por  el  Colegio  Oficial  de  Médicos  de  Madrid (Icomem),  el  Colegio  Oficial  de  Diplomados  de  Enfermería  de  Madrid,  la Asociación  de  Enfermería  Madrileña  Pediátrica  en  Atención  Primaria,  la Asociación  Madrileña  de  Enfermería  de  Atención  Primaria,  la  Asociación Madrileña  de  Pediatría  de  Atención  Primaria,  la  Sociedad  de  Enfermería Madrileña de Atención Primaria, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria – Madrid, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia – Madrid,  la  Sociedad  Española  de  Pediatría  Extrahospitalaria  y  de  Atención Primaria,  la  Sociedad  Madrileña  de  Medicina  Familiar  y  Comunitaria  y  la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha.  

La  propuesta  de  los  médicos,  pediatras  y  enfermeros  de  Atención  Primaria consiste  en  avanzar  en  fórmulas  ligadas  a  la  mejora  de  la  gestión  de  los centros.  Para  ello  consideran  que  la  autonomía  de  gestión  es  una  fórmula adecuada  tanto  para  los  profesionales  de  Atención  Primaria  como  para  el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), ahora bien, la creen posible dentro del marco legal actual, en base a la Ley 6/2009, de 16 de noviembre, de libertad de elección en la Sanidad de la Comunidad de Madrid.  

“Otras  formas  de  autogestión,  como  los  modelos  de  asociaciones  de profesionales que tienen plena capacidad y responsabilidad y asumen el riesgo de  una  trayectoria  deficiente,  suponen una  nueva  normativa  jurídica  y  unos riesgos inherentes a ese modelo, cuando todavía no se ha demostrado que la autogestión de asociaciones de profesionales entrañe unos mejores resultados en  salud  ni  una  gestión  más  eficiente  de  los  recursos”,  explican  las organizaciones profesionales en el documento presentado.  

Modelo de calidad con la máxima eficiencia

El sector de la Atención Primaria madrileña considera que para implantar la autonomía de gestión será necesario establecer unos requisitos normativos y organizativos  que  permitan  alcanzar  un  modelo  basado  en  la  calidad  de  la asistencia con la máxima eficiencia.  

Los centros que integran el Sermas deberán contar con un sistema integral de gestión  que  permita,  de  acuerdo  con  su  planificación  estratégica,  implantar técnicas de dirección por objetivos, sistemas de control de gestión orientados a los resultados y sistemas de estándares de servicios; delimitar claramente las responsabilidades de dirección y gestión, y establecer un adecuado control en la evaluación de los diferentes parámetros que influyen en los costes y en la calidad de la asistencia.  

Para ello, se propone:

1. Establecer un modelo de desarrollo futuro y progresivo en el que tengan cabida todos los centros de salud.

2. Equipo directivo con representación de las tres categorías profesionales, y director de centro con un perfil profesional definido en base a la competencia y la experiencia en gestión clínica, elegido mediante convocatoria pública.

3. Contrato programa de centro basado en objetivos pactados a corto y largo plazo  en  cartera  de  servicios,  uso  racional  del  medicamento,  servicios  de cuidados, derivaciones, pruebas complementarias y evaluación por resultados.

4. Desarrollo del sistema de información centralizado, basado en la eficiencia y la  transparencia,  que  permita  la  comparación  entre  profesionales  y  centros, dirigido a tomar las medidas necesarias para la mejora de la calidad.

5. Autonomía en la gestión de personal respecto a provisión de suplentes en situaciones de temporalidad definida, así como en la organización de turnos.

6. Reforzar el sistema de asignación de incentivos en función de resultados y objetivos  pactados,  introduciendo  variables  individuales  en  función  de  los objetivos y características del equipo.

7. Financiación basada en la capitación ponderada con factores poblacionales moduladores (índice de gravosidad de la asistencia, etc.) y reversión al centro de salud de parte del ahorro alcanzado para poder seguir avanzando en la calidad de los servicios prestados. Además, en la financiación deberían tenerse en  cuenta  la  realización  de  otras  actividades  de  los  equipos  (docencia  en pregrado  y  postgrado,  investigación,  procedimientos  diagnósticos, terapéuticos…).

8.  Monitorización  periódica  de  los  indicadores  económicos  que  permita  la introducción precoz de medidas correctoras.

9.  Acceso  a  pruebas  complementarias  basado  en  protocolos  comunes  de práctica clínica.

10. Entorno organizado en procesos asistenciales integrados y en una mejor comunicación/coordinación entre los distintos niveles.

11. Avance en la desburocratización de las consultas.

Un modelo con dos niveles de organización

La propuesta de los profesionales pasa por avanzar en la autonomía de gestión de los centros diferenciando dos niveles de organización en los que se incluya la totalidad de los centros de salud de la Comunidad de Madrid. Estos dos niveles no impiden buscar mejoras organizativas que puedan dar valor añadido a  los  modelos  establecidos,  manteniendo  unas  premisas  que  consideran básicas:  

1.  El modelo organizativo se desarrollará en el marco de los actuales equipos de Atención Primaria.  
2.  No participarán empresas externas ni se incluirán formas mercantiles.  
3.  Se  mantendrá  la  estructura,  régimen  y  modelo  actuales  de  los equipos de Atención Primaria y unidades de apoyo.  

Manteniendo  estos  requisitos,  los  equipos  actuales de  atención  primaria  se comprometerían  a  ajustarse  a  un  presupuesto  que  incluyera  los  gastos  de suplencias, capítulo II, laboratorio, radiología y farmacia.

Los  dos  niveles  organizativos  pasan  por  la  delegación  y  la  autonomía  de gestión. La delegación de gestión sería el modelo de partida actual de todos los equipos  de  atención  primaria  del  Sermas,  y  que  gestionaría  áreas  como  la organización  interna,  distribución  horaria  de  agendas,  organización  de permisos  y  vacaciones;  la  gestión  del  capítulo  I  (capacidad  de  decidir suplencias,  elaboración  de  planes  de  vacaciones  ajustándose  a  un presupuesto); la gestión del capítulo II (limitada a las partidas presupuestarias que puedan ser gestionadas, como los fungibles, medicación y almacén); la organización de la formación continuada e investigación; las relaciones con la comunidad  e  instituciones  locales;  y  el  sistema  de incentivación  basado  en resultados.

Y el segundo, la autonomía de gestión se añadiría a lo anterior, implicando un mayor  control  en  la  gestión  de  recursos  económicos contemplados  en  el contrato programa del centro. Las áreas a gestionar pasarían por la gestión de recursos humanos del equipo (selección de personal por perfiles en situaciones de  temporalidad  definida);  la  máxima  flexibilidad  en  cuanto  a  posibilidad  de fraccionamiento y combinación de ausencias, condicionado al cumplimiento del presupuesto de suplencias, garantizando la oferta de servicios y con arreglo a la legalidad vigente; la gestión del gasto de farmacia, derivaciones y pruebas complementarias ajustada a los principios de eficacia, eficiencia y seguridad del paciente; la bolsa económica para la gestión de actividades internas y externas de formación e investigación, generada a partir del ahorro; la acreditación del sistema de gestión de calidad; y el sistema de incentivación proporcional al nivel  de  resultados,  ligado  al  cumplimiento  de  los criterios  de  calidad asistencial, junto con un margen determinado de cumplimiento presupuestario.





Comunicado

Las Vocalías de Medicina Privada por cuenta propia, a cargo del doctor Carmona, y de Medicina Privada por cuenta ajena, a cargo del doctor Nieto, han emitido un comunicado con su posicionamiento ante las noticias publicadas sobre la probable ruptura del Concierto de Asistencia Sanitaria de MUFACE, ISFAS y MUGEJU con las compañías  aseguradoras

Madrid, 19 de julio 2013 (fuente: medicosypacientes.com)

Ante las noticias publicadas sobre la probable ruptura del Concierto de Asistencia Sanitaria de MUFACE, ISFAS y MUGEJU con las compañías aseguradoras, al no activar la cláusula prevista de prórroga del Concierto vigente y que parece ser debido a congelar la prima actual y no realizar la subida prevista, las Vocalías de Medicina Privada de la Organización Médica Colegial desean manifestar:

1.-El modelo MUFACE es un sistema sanitario público, universal y gratuito, de gestión privada, que goza de alta estima por parte de los profesionales y de los mutualistas, que  con libertad de elección, seleccionan este sistema en un 84%, lo que de por si es un verdadero plebiscito en una sociedad democrática.

2.-La calidad de la asistencia sanitaria viene avalada por la ética y deontología de sus profesionales, que en este sistema, actúan con entera libertad y son elegidos libremente por sus pacientes, trabajando en este sistema  más de 250.000 personas, muchas de las cuales perderían su puesto de trabajo como consecuencia de las medidas previstas.

3.-La libre competencia de los profesionales en el sistema de asistencia privado hace que su asistencia lleve siempre a la búsqueda de la excelencia profesional y asistencial.

4.- La congelación de los honorarios, en un sistema un 30% más económico que la asistencia del resto del sistema nacional de salud,  puede llevar, si no se toman otras medidas para garantizar su viabilidad, al progresivo deterioro  de este tipo de asistencia, en contra de lo que seleccionan los cerca de dos millones de mutualistas, que tienen esta libertad de elección.

5.-Más que un ahorro para la sanidad nacional su desaparición supondría  un enorme  gasto,  por cuanto los mutualistas deberían ser atendidos  por  el sistema de seguridad social,  con un coste muy superior, además de hacer insostenible un sistema que en la actualidad es incapaz de proveer adecuadamente las necesidades de las personas aseguradas,  con grandes listas de espera que se harían inasumibles con la adscripción de los dos millones de mutualistas.

6.-En resumen, con esta medida se reducirá inevitablemente la calidad  de la asistencia sanitaria,  repercutiendo directamente en los mutualistas (aun cuando la asistencia directa del profesional continuará siempre dentro de su deontología), recargando la asistencia del sistema nacional de salud  de gestión pública haciéndolo aún más insostenible de lo que está en la actualidad.

7.-Finalmente  la falta de una mínima inversión, puede llevar a la asistencia sanitaria a un mayor gasto, una bajada de la calidad y un grave perjuicio para los dos millones de personas afectadas.

LOS MÉDICOS DE ESPAÑA SON LOS MÁS DESPROTEGIDOS DE EUROPA

Debido a las particularidades del sistema sanitario español que excluye de una parte sistemáticamente el ejercicio libre de la medicina de la asistencia médica universal financiado por el seguro de enfermedad obligatorio, de otra parte reduce a los médicos del SNS a meros funcionarios y ejecutores de una sanidad construida sin ellos, los médicos de España se encuentran en la posición más desprotegida de toda Europa. Los médicos españoles vienen anulados y explotados entre un monopolio del Estado, el SNS , y el monopolio de los grandes grupos de seguros privados que dictan las condiciones de trabajo y las tarifas en el sector de la medicina privada. En este contexto español, sin par en Europa, el libre desarrollo profesional del médico es inexistente. En el contexto actual la pura sobrevivencia y la propia salud del médico son la mayor preocupación del facultativo. Debido a la alta disfuncionalidad del sistema de salud español, los médicos españoles – indistintamente del sector en el que trabajan – son los más desmotivados de Europa, lo que explica la alta tasa de síndrome de burnout y la creciente tasa de médicos que emigran. Al día de hoy más de 10’000 ( diez mil ) médicos han emigrado de España. Sabiendo que formar a un médico cuesta al estado 150 – 200’000 Euros la emigración de estos médicos representa para la sociedad española una pérdida de 1500 – 2000 millones de Euros lo que significa que la disfuncionalidad del sistema sanitario español destruye un capital astronómico. La situación se vuelve más caótica aun por el empleo de miles de médicos extracomunitarios con títulos sin homologar y peor formados que los médicos españoles, resultando en una pérdida creciente de calidad de la asistencia y creciente riesgo para la seguridad para el paciente.

Europa en cambio dispone desde el inicio de la seguridad social de sistemas de salud donde sector público y privado están integrados y donde todo tipo de monopolios viene evitado. El estado es garante y no dueño del sistema de salud, de manera que todos los médicos que forma el país encuentran trabajo en el sistema de salud. El médico tiene su futuro profesional garantizado y tiene la libertad de planificar y realizar su propio desarrollo profesional. La carrera profesional depende de su desarrollo y de su competencia profesional y no de la antigüedad en el sistema. No existen puestos de trabajo en propiedad o vitalicios. Puesto que son sistemas de salud concertados entre los diferentes actores bajo la garantía de la sociedad y del estado, la profesión médica no sufre la desprotección y el desprestigio como en España.

Por todo lo anteriormente dicho ASPROMEL presenta una vez más sus reflexiones, conclusiones y directivas para que España pueda disponer de un sistema de salud euro-compatible, sano, eficaz y sostenible a largo plazo.

ASPROMEL ABOGA POR UN SISTEMA INTEGRAL E INTEGRADO DE SALUD

Un sistema nacional de salud es por definición un sistema, es decir una estructura. Es esqueleto y no carne. Tiene elementos articulados, es flexible y renovable, es multidireccional. Permite el flujo continuo de información. Sustenta la carne y todo el cuerpo. No es propiedad, no es dogma, no es dinero, no es ideología.

Nacional significa de la nación, es decir es de ámbito nacional, universal, llegando hasta los últimos rincones de la geografía, de la sociedad y de la población del país.

Un sistema de salud, significa, referente a la conservación de la salud y a la asistencia en caso de enfermedad, accidente y trastorno.

Un sistema nacional de salud es por ende una estructura articulada de ámbito nacional en beneficio de la salud individual y colectiva.

En el mundo occidental democrático la colectividad, mediante sus representantes en los gobiernos democráticamente elegidos, y en algunos países por procedimientos democráticos ejercidos directamente por los ciudadanos, es garante de la existencia, de la conservación, de la manutención y de la actualización de esta estructura.

La colectividad ha decidido que esta estructura sea a su vez garante:

  • de una asistencia sanitaria universal sin discriminaciones para todos los ciudadanos
  • de que  todos los médicos que hayan obtenido su derecho de ejercicio de la medicina en todo el territorio nacional puedan ejercer su profesión de la forma libremente elegida integrado en esta estructura
  • de que todos los establecimientos médicos que hayan recibido su autorización de apertura tengan el derecho de trabajar integrado en este sistema en beneficio de la población
  • de que todas las aseguradoras y mutuas de salud que hayan obtenido su autorización de práctica puedan participar libremente en la financiación de este sistema nacional de salud

En este sentido las directivas de ASPROMEL son :

  • diferenciación-separación entre sistema nacional de salud y empresa estatal
  • un estado garante y no propietario de un sistema nacional de salud
  • diferenciación-separación entre proveedores, propietarios de establecimientos médicos y aseguradoras
  • garantía de parte del estado que todo ciudadano, todo proveedor de servicios médicos y todo asegurador tenga libre acceso al sistema nacional de salud
  • libertad para todo ciudadano de elegir su aseguradora, su clínica y su médico generalista o especialista
  • libertad para el médico de elegir su forma de ejercicio de la medicina
  • entrega de la formación médica, del desarrollo profesional y del control de calidad y seguridad para el paciente a la profesión médica
  • elaboración de un catálogo de prestaciones médicas y un tarifario correspondiente de validez nacional
  • estratificación horizontal en vez de vertical entre un sector sanitario nacional transversal financiado por el seguro social obligatorio con libre elección de aseguradora y un sector sanitario voluntario de prestaciones complementares .

Madrid, 14 de junio de 2013

Dr. André Bolliger Horisberger

Presidente de ASPROMEL

Tesorero y miembro de la Junta Directiva de E.A.N.A. ( Asociación Europea de Médicos de Ejercicio Libre )

Las personas que no sean aseguradas ni beneficiarias deberán abonar entre 60 y 157 euros mensuales para acceder al SNS

El Consejo de Ministros del pasado viernes aprobó una serie de medidas en materia sanitaria, entre ellas el R.D. que establece los requisitos básicos del convenio especial de prestación de asistencia sanitaria para los no asegurados ni beneficiarios del SNS, con el que se contepla el paquete normativo iniciado, en agosto de 2012 con el R.D. que regula la condición de asgurado.

Madrid, 29 de julio 2013 (medicosypacientes.com)

Las personas que no tengan la condición de aseguradas ni de beneficiarias del Sistema Nacional de Salud tendrán que abonar una contraprestación económica entre 60 euros, hasta los 65 años, y de 157 euros para los mayores de esa edad para tener acceso a los servicios de la cartera básica del SNS.

Así lo establece el Real Decreto aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros  que establece los requisitos básicos del convenio especial de prestación de asistencia sanitaria para personas que no tengan la condición de aseguradas ni de beneficiarias del Sistema Nacional de Salud, y con el que se completa el paquete normativo iniciado con el Real Decreto que regula la condición de asegurado, aprobado en agosto de 2012.

Los convenios podrán ser suscritos por españoles o extranjeros que no reúnan la condición de asegurado ni beneficiario. En concreto, estarán dirigidos a los siguientes colectivos:

-Españoles que no trabajen y que, sin embargo, tengan ingresos superiores a los 100.000 euros al año (rentistas).

-Europeos que voluntariamente quieran suscribir estos convenios para ser atendidos por el sistema sanitario público español.

-Nacionales de terceros países que durante su estancia en España, quieran formalizar el convenio para ser atendidos por el sistema público.

El convenio especial dará acceso a las prestaciones de la cartera básica de servicios por el período de tiempo determinado en el mismo.

El Real Decreto, además, establece el sistema de identificación clínica de los casos especiales, con garantía de asistencia sanitaria pública en el Sistema Nacional de Salud, como las víctimas de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual o los solicitantes de asilo.

http://www.boe.es/boe/dias/2012/08/04/pdfs/BOE-A-2012-10477.pdf

Todos los españoles, así como los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional, son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1.2 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, quedando establecido así el carácter de universalidad del derecho a la atención sanitaria en España.